lunes, 2 de febrero de 2009

POESÍA ERÓTICA. VEINTOCHO RAZONES PARA AMARTE Y SÓLO UNA PARA EXTRAÑARTE. ALEJANDRA MENASSA


Cuadro: Gustav Moreau.

Sé que no tienes prisa, recorres pausadamente mis rincones
es hermoso hablar en tu presencia, sabes que son palabras,
las palabras construyen el deseo, el deseo enciende los corazones,
el fuego abrasa el alma, deshace los prejuicios, destruye las banderas.

Estás a mi lado como si fuera para siempre,
aunque mañana reguemos plantas de continentes diferentes,
y tu desayunes en inglés y yo en castellano.

Tu cuerpo me da mi cuerpo, tu piel multiplica mi piel,
tus besos hacen germinar mis labios, tu lengua: dimensión de mi sexo
Soy un oído que escucha la memoria sexual de tu bramido.

Estoy libremente encadenada al movimiento de mis caderas
conquistando cada centímetro de la isla de tu sexo.
Y tus ojos, ojos de mar sobre mis ojos de pradera abierta a las miradas,
de amada Pampa ardiente, tus ojos dicen :ven, húndete en mis pupilas.
Hagamos del amor una cruzada, vivamos esta noche de nombrarnos.

12 comentarios:

braulio dijo...

hola
pasion ...
un beso :-)*

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Braulio. pasión
Un beso

JUAN JES dijo...

Alejandra, tu poema funciona como un émbolo, asciende y desciende, en palabras e imágenes, como hace el erotismo exactamente, en ráfagas, en círculos, ensueño de mareo y lucidez.

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Juan, es otro poema tu comentario.
Un beso

FRANCISCO LEGAZ dijo...

Tu poema hace soñar. Qué mejor que un sueño en una mañana gris como la de hoy.
Un beso.

Alejandra Menassa dijo...

Un beso Francisco, soñemos pues...

Arianna dijo...

Precioso texto, Alejandra, un placer deslizarse por tus letras.

Cariños

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Arianna por pasarte por el blog, leerme, dejar tus palabras.
Un beso

Reina dijo...

Un placer haber descubierto tu blog y tus letras; sólo el título del poema ya dice mucho.

Un beso

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Reina, un placer también conocer tu blog.
Saludos

Pablo Javier Borges dijo...

Hermosas letras, plasmas una suave cadencia a lo largo de todo el poema. El deseo recorre cada uno de los versos ¿qué seríamos sin el? La verdad que me gustó mucho encontrarme con estas letras.

Un beso desde la costa oriental de América del Sur, Pablo

Alejandra Menassa dijo...

Hola Pablo, el Pais Austral llamaba Freud a Argentina, si mal no recuerdo.
Un abrazo y gracias por pasar por el blog.