miércoles, 11 de febrero de 2009

POETAS AMIGOS (PRIMERA ENTREGA)


Cuadro: La fiesta de los dioses. Carmen Salamanca

QUERIENDO ATAJAR

Queriendo atajar,
escogí el camino más largo.
Recompuse mis huesos sin sombra
y caí, con vertiginosa premura,
sobre el mástil perenne de los sueños.
Si no la buscas, ella te encuentra,
dijiste como reflexionando.
Algo en tu voz me hizo sospechar
que ella, esta vez, era la vida.
Quizá ese toque de nostalgia
con sabor a madrugadas y salitre junto al mar,
o el silencio en mitad de la frase,
suspendido sobre mi cabeza,
o esa sonrisa desde donde, apaciblemente,
contemplabas con indulgencia los rostros,
las palabras que fabricaron tu hombre.
A veces, los años fueron de otros...
murmuré sin darme cuenta.
¡No, querida!
respondiste con energía, eras tú
quien huía, jadeante, de tu propio corazón,
atravesado por inhóspitos territorios,
ancestrales ritos de supervivencia.
Tú misma quien, enardecida
por victorias al límite de lo preciso,
querías atrapar la vida entre los dedos.
Sí, contesté, aquella locura desacostumbrada,
verde amainar del tedio entre mis ojos,
fue la única pista del resultado imprescindible.
Ya, pero, más allá del aturdimiento, dijiste,
es preciso calcular con ritmo los pasos
hasta que inmaculadas álgebras de la pasión
neutralicen tentaciones de blanco desdén
y caigan en el olvido, sin tocar tu rostro.
Más allá, también, de nosotros,
ella te encuentra... siempre.
A Miguel Oscar Menassa, sep 2007.


Carmen Salamanca.



Cuadro: Las tres edades de la mujer. Alejandra Menassa.
SI LA BELLEZA TE ABARCA
Si la belleza te abarca, te estruja y aún te ama
algo te espera en ella.
Yergue los hombros abatidos, mueve ambos brazos
siente como pájaro o pianista
ejerce esta vida que murmura entre los dedos.
Cedro y música
valkirias y nibelungos, bosques azules, entre las marcas.
Y, sobre todo, aspira en los perfumes suaves
tu destello infinito esfumado y efímero.
Si algo se pudre y aún no lo soportas,
si estalla la muerte en pueblos amados,
si tu planeta se quema en medio del verano,
honra a tus antecesores y también a dios
cuando sea necesario.
Escombro y bruma, adelanta el paso
toda latido y hallazgo.
Aquella mujer escribía y también la otra y aún esa
que vivía en un país en sombras y todavía le cantan
también algunas de gesto audaz equivocado, sometido a inmensidad y
perdularios.
Estas provenían del sur desolado, eran aguas antárticas
las que rozaban sus versos.
Y en pleno caribe, mujeres más viejas aún que yo misma
alternan el odio con ocio y amor...
Buscadora de ámbar,
ninfas, astronautas,
atrás en el tiempo recorro las vías de un incierto murciélago
perdido en el sol.
Comparto esta sangre sin cadenas
estos vuelos azarosos hacia la letra y su pasión.
Otra mujer me escribe y dice que soy sus torbellinos de humo,
que ama de mí su propio amor, mientras el agua de las grutas cae con
molicie infantil.
Y esta mujer que soy, todavía dentellada y luz,
se esconde entre la especie
como una aristócrata descabellada y poderosa,
como una vagabunda sin pasado, transeúnte espacial
en viaje perpetuo hacia la luna, atravesando entre ruidos electrónicos
esa orquesta de hojas perennes acuñadas en mortífero coral.Esta mujer que soy escribe
porque sí
porque antes de nacer ya se oyen
murmullos de un vagido universal.
Porque el poeta que vive en la poesía le sopla los versos
en pleno viento de furia juvenil
le ciñe con fuerza la mano hasta el dolor
hasta las lágrimas, hasta que el poema restalla
entre pupilas antiguas contorneándose de mar,
de universos,
de estrellas cada vez más cercanas
de cumbres encendidas,
de calor vegetal nada sombrío
de tiernos animales alegres de andar. De mejillas frescas
sonrosadas de amar.
Esta mujer que soy y escribe comienza a descifrar
otro acertijo marcando en su cuerpo
rastros diluidos de una carne bestial.
Esta mujer escribe y vive cada día hasta el final.
Sabiendo que lo es, aunque quizás...
Ver cine negro, cruzar los dedos, recordar a mi madre
cocinar los manjares, pensar el decorado
deleitarme de grandeza, de abundancia
de viajes por tiempos jamás encontrados
imán y poema transitando el infinito.
Esa mujer que soy escribe.
entre sabores y sonidos invisibles,
avanza en medio de gotas de lluvia y hojarasca
hacia el destino de luz de su propia nada.
Hacia lo omitido
hacia lo pronunciado.


María Chévez. Del libro A plena Luz



Cuadro: Frutos de Primavera, de Carlos Fernández.

LA GENERACIÓN DE LAS 2001 NOCHES
Ese viento, de aire enmudecido, que cruza caminando
ya para siempre las calles de mi ciudad natal,
este esperar, sin muecas en el rostro, y aquel trotar de
pronombres y adjetivos cuyas muescas aun conservo
en el plateado revolver izquierdo de gentilhombre.
Esos amores, de farola y esquina fumando
con los pies cruzados, y tu balcón clavado en la mirada.
Esas citas de charol y medianoche en calles mojadas que
reflejan el brillo de tus ojos en cada botón bien abrochado,
de mi chaleco gris marengo, a juego zapatos y cinturón,
y en la solapa, siempre, recién cortado un clavel para tu pelo.
Esa lejanía cuya cúspide alcancé el siglo pasado, sólo con mirar,
y ahora, un poco antes de llegar en tobogán con paracaídas,
a la mayor planicie que tus versos ubican con música y manjar
en la extensa sombra de mis terrenos liberados al mar.
Ahora, amada, ahora amores todos y nunca míos,
ahora, cautivo el enemigo y liberado el prisionero de toda grandeza,
ahora, reconocido por los matices de los tres cardinales redondeles
ahora quiero de la historia, mi porción de vida.
Ahora a gozar, digo leer lentamente, sin necesidad de examinar, los libros,
ahora pintar preciso los cuadros y escuchar la geometría del proyecto,
ahora besar lo que ella quiera al ritmo pausado de su canto.
Ahora corresponde la verdadera amistad: yo, sin ti, un día moriré y
es por haber vivido que, ahora, me puedes leer, y
por haberse producido en grupo, es que somos generación.
Nuestra poesía, de letra, está en la canción que tus pies bailan
en la voz del enamorado que tu cuerpo abraza con pasión y belleza
en la mirada que excitada recorre las líneas de ese libro
que oprime su pecho y tu garganta antes de hacer el amor.


Carlos Fernández del Ganso





Cuadro: Reproducción de Cruz González de Yo y la Aldea (Chagall)

FUENTE

Reflejado en tu voz, un rayo misterioso toca mi cuerpo
hasta el abismo de luz que tus palabras dejan deslizar
mientras hablas: de un niño que se hizo hombre,
de una mujer enamorada de las letras y su poeta,
de la guerra que cada hombre lleva adelante
consigo mismo, de un amor que se construye.
Abro la fuente de los sueños
y el agua brota y brotan las palabras
y cada palabra surca los océanos
y vuelve en forma de lluvia,
abrazo, canción de otoño, vida.


Cruz González Cardeñosa


Cuadro: Una temporada en el infierno. Miguel Menassa


LENTA AGONÍA
Crece la amenaza
de romperme
en mil pedazos.
Miro a mis costados,
y descubro
un cuerpo intacto.
Compás agradecido,
lenta agonía
de los héroes,
bello remanso.


Lucia Serrano



Cuadro: Estricta simetría, de Amelia Diez.


ESCRIBIR
Escribir como algo que no comienza
como una turba sin infierno.
Océanos de letras
divagan como una despedida.
Acudo a las llamas de la página
y quiero arder entre sus vértices.
Pierdo mi futuro a manos llenas
y la oscuridad
no es camino para llegar
a las entrañas de la letra.
Lo que no pudo ser
tampoco me conduce al poema.
Eternidad agasajada a la deriva
me hace volver a los comienzos.
Escribir
sin cielo, sin infierno, sin esperanzas
toda la densidad desnuda
son las palabras unidas al azar.


Amelia Diez Cuesta


Cuadro: El nacimiento de Venus, de Botticelli, reproducción de Claire Deloupy.

A CORAZÓN ABIERTO

Jardín ensombrecido por la caída de los días
llevas un pésame de fuego entre los labios.
Bajo tu piel enmudecida
versos
gotas de sangre en la arena.


Claire Deloupy




Cuadro: Desnudo Azul, de Matisse, reproducción de Carlos Fernandez.


CRUZA EL ALMA

De una ladera, de un monte desconocido,
de la estocada limpia de una caracol herido,
la muerte del hombre cruza el alma, por haber nacido.
Sacudida entre el follaje como huracán maldito,
la algarabía de una pasión,
anida en el vértice izquierdo de la tierra.
Hoy descubrí, escondida entre las rocas,
virgen y delicada, plácida y virtuosa,
una negligencia de acuarela.
Capataz furtivo de la noche
verdugo y juez con piel de caimán,
nadie te alcanzará en lo innombrable.
Hay poemas que se escriben despacio,
poemas que se escurren entre los dedos
como escapando, lentamente, de sus ataduras.

Magdalena Salamanca.


Cuadro: Nuestra propia ciudad. Amelia Diez

LOS POSOS DE CAFÉ

Cuando la quimera asola mi cuerpo,
un residuo amargo de voces invade el horizonte.
!Qué decir del horror, si el futuro enarbola la muerte¡
Cuando la guadaña siega mi cabeza,
arrasa mis ojos, llevándose el fulgor de la mirada,
aullidos de dolor corroen mis entrañas.
!Cómo hacer, si el infierno habita en el hombre¡
Decapitado el rostro, perdido el esqueleto,
mi corazón resiste, latiendo acompasado,
sin pausa, sin sosiego.
Al ritmo de la música, me preparo café,
me hago acompañar del olvido asesino,
recompongo mis huesos,
agito con soberbia banderas de pasiones,
prosigo mi camino.


Pilar Rojas


Cuadro: Buscando a Euridice. Carmen Salamanca


SALTO AL VACÍO

Quizás ella se despidió sin esperar
que cruzaría sin zapatos la vereda.
Brotes de luz, semejantes a perlas diezmadas
por el tiempo, se encargan de alumbrar
los últimos pasos antes de decir no.
Salvajes frutos, bocados de marginalidad
sembrados entre las violencias de su sexo inacabado,
como vagos nervios que no pueden
participar de su voz.
Entre pinares, se aleja, disimulando una vez más,
haber gozado entre los brazos de Dios.


Miguel Martínez Fondón

18 comentarios:

Alejandra Menassa dijo...

El que no se encuentre hoy, se encontrará mañana. Besos y gracias por vuestra producción pictórica y poética, que me permite hacer esta entrada.

Leni dijo...

Simplemente un paseo por letras que se viven.
Por imágenes en las te pierdes.
No sábria elegir..
No se debe.
Todo aporta arte .
Y esta entrada lo es en estado puro.
Beso

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Leni. Es hermoso compartir con otros la poesía y la pintura, supongo qu eso es lo que hacemos tú y yo entre muchos otros en este mundo de los blogs.
Un beso

Carlos Fernández del Ganso dijo...

¡que bonito!
es un placer encontrarme en "poetas amigos" con amigos poetas como tú.

Ilusión dijo...

¡Me ha encantado este Blog!
Los poemas de esta entrada y las pinturas.
Entrare por estos lares más seguido, para darme un agasajo de letras y pinturas.

Alejandra Menassa dijo...

Hola Carlos:
Un placer mutuo esta amistad.
Besos

Alejandra Menassa dijo...

Gracias ilusión, te sigo en tu blog,
Un beso

La Maga Gris dijo...

Querida Alejandra,

Te busqué en youtube recitando un poema, he de decirte que me gustó muchísimo ¡Qué familia de poetas!
El que más me gustó y coincido contigo creo que se llamaba desnudo.

He disfrutado. Gracias amiga.

Alejandra Menassa dijo...

Gracias mi Maga buena,
por escucharme y por venir a decírmelo.
Un abrazo.

Claire dijo...

Leo lentamente,con sorpresa y delectación esta combinación de versos y de poetas amigos, de colores brillantes y delicados que a tu vez supiste combinar...Me siento muy honrada de ser amiga de estos amigos y de los que se toman el tiempo de asomarse a los versos, a los cuadros y de disfrutarlos con nostros...Gracias Alejandra,estás haciendo una labor que no tiene precio. Te seguimos, aunque sea lentamente...

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Cuantas cosas buenas para dar , un beso te sigo leyendo y pensando que no se puede dar lo que no se tiene

Alejandra Menassa dijo...

Hola Verónica. Interesante frase. Dice Lacan que amar es dar lo que no se tiene a quien no es, pero el matiz es que no lo tengo hasta que no lo doy, en el sentido de que se produce en la entrega lo que tengo para entregar, es decir: sin poesía y sin poeta no hay poema, pero podríamos pensar que sin lector tampoco.
Un abrazo Vero

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Claire, querida amiga, no hay lento creo cuando se trata de tender una red de versos que sobrevivirá al tiempo.
Besos y gracias

Maria Jesús dijo...

Muchas gracias por las cariñosas palabras dejadas en mi blog. Eres un cielo. Besos y saludos

Alejandra Menassa dijo...

Gracias a tí, Maria Jesús, un abrazo

pande... dijo...

Hola neniña!!

jejejejeje, que en Bohemia papá nos puede regañar!!

Hermoso regalo el tuyo Alejandra, pienso buscarlos, y comprarlos en una libreria, no me quedo yo sin leer tus poemas... incluso lo eróticos que están muy bien escritos, por cierto en uno de los vídeos qué simpático tu padre, de todas maneras con un padre así... razón tenías ya no es cuestión de genética... se le ve muy activo, increíble, destila vida por cada uno de sus poros, tienes que estar bien orgullosa de él...

Cuando tengas tiempo pásate por mi blog, y por fi déjame unas palabras escritas tuyas, me hace ilusión, tocaya.

Ah!! En Salamanca se dice "maja" me quedo con "neniña" es más cariñoso, para mi gusto, yo lo utilizo mucho, lo de maja no, no me suena muy bien.

besiños

Maite

Alejandra Menassa dijo...

Hola Mayte. Me pasé ayer por tu blog y te dejé unas palabras, pero ahora me haces dudar.
Me volveré a pasar, un beso.
PD: Gracias por lo de comprar los libros. Cuando nos veamos, te lso firmo.
Besos

Estanislao Newbery dijo...

Hola! Mi nombre es Estanislao Newbery soy autor del Blog Caos Organizado, quería pedir vuestra autorización para publicar en mi blog el cuadro las tres edades de la mujer junto a un poema de mi autoría que versa así:

Comprensión de un mundo adorable

Cuando entendí
que "cordar" viene del latín
cardio, corazón,
comprendí por que concordar
con otros
es tan complejo e importante
y por que recordar
a veces te estruja el alma.

Espero que no sea motivo de incordio ni molestia, me parece que la imagen es pura armonía con lo escrito.

La foto del cuadro va acompañada con el nombre de la obra y en las etiquetas va el nombre de vuestro blog.
Este poema se publicará el 21/10 13hs de la Argentina.
Ante cualquier negativa os ruego se comunique conmigo a newberyestanislao@hotmail.com o bien, me lo haga saber por medio del blog.
Agradezco mucho vuestro tiempo y buena disposición. Gracias por admirar las letras...
Estanislao Newber