martes, 20 de octubre de 2009

POEMAS DE ALMAFUERTE. SIETE SONETOS MEDICINALES


AVANTI !

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas;
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.

Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.

Obcecación asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que no mellan los garfios de la suerte ...

Todos los incurables tienen cura
cinco minutos antes de su muerte !

daño cerebral Madrid
protector colchon
Test intolerancia alimentaria alicante


PIU AVANTI !

No te des por vencido, ni aún vencido,
no te sientas esclavo, ni aún esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y acomete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua, y no la implora...

Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza !


MOLTO PIU AVANTI !

Los que viertan sus lágrimas amantes
sobre las penas que no son sus penas;
los que olvidan el son de sus cadenas
para limar las de los otros antes;

los que van por el mundo delirantes
repartiendo su amor a manos llenas,
caen, bajo el peso de sus obras buenas,
sucios, enfermos, trágicos, sobrantes.

Ah! Nunca quieras remediar entuertos;
nunca sigas impulsos compasivos;
ten los garfios del Odio siempre activos
y los ojos del juez siempre despiertos...

y al echarte en la caja de los muertos,
menosprecia los llantos de los vivos !


MOLTO PIU AVANTI ANCORA !

Esta vida mendaz es un estrado
donde todo es estólido y fingido,
donde cada anfitrión guarda escondido
su verdadero ser tras el tocado:

No digas tu verdad ni al más amado,
no demuestres temor ni al más temido,
no creas que jamás te hayan querido
por más besos de amor que te hayan dado.

Mira cómo la nieve se deslice
sin una queja de su labio yerto,
cómo ansía las nubes del desierto
sin que a ninguno su ansiedad confíe:

Maldice de los hombres, pero ríe;
vive la vida plena, pero muerto.


MOLTISIMO PIU AVANTI ANCORA !

Si en vez de las estúpidas panteras
y los férreos, estúpidos leones,
encerrasen dos flacos mocetones
en la frágil cárcel de las fieras:

No habrían de yacer noches enteras
en el blando pajar de sus colchones,
sin esperanzas ya, sin reacciones,
lo mismo que dos plácidas horteras;

Cual Napoleones pensativos, graves,
no como el tigre sanguinario y maula,
escrutarían palmo a palmo su jaula,
buscando las rendijas, no las llaves...

Seas el que tú seas, ya lo sabes:
a escrutar las rendijas de tu jaula !


VERA VIOLETA

En pos de su nivel se lanza el río
por el gran desnivel de los breñales;
el aire es vendaval, y hay vendavales
por la ley del no fin, del no vacío;

la más hermosa espiga del estío
ni sueña con el pan en los trigales;
el más dulce panal de los panales
no declaró jamás: yo no soy mío;

y el sol, el padre sol, es raudo foco
que fomenta la vida en la Natura,
por calentar los polos no se apura,
ni se desvía un ápice tampoco:

Todo lo alcanzarás, solemne loco...
siempre que lo permita tu estatura !


LA YAPA

Como una sola estrella no es el cielo,
ni una gota que salta, el Océano,
ni una falange rígida, la mano,
ni una brizna de paja, el santo suelo:

tu gimnasia de jaula no es el vuelo,
el sublime tramonto soberano,
ni nunca podrá ser anhelo humano
tu miserable personal anhelo.

Qué saben de lo eterno las esferas ?
de las borrascas de la mar, las gotas ?
de puñetazos, las falanges rotas ?
de harina y pan, las pajas de las eras ?...

Detén tus pasos Lógica, no quieras
que se hagan pesimistas los idiotas !


Si quieres escuchar los poemas recitados:

10 comentarios:

Kepa (Profesor Ingeniero) dijo...

Estos poemas son de una fortaleza increible. No me extraña que se llame Almafuerte el poeta. Después de leerlo me siento fortalecido!

Arcana Mundi dijo...

Saludos.
Le escribo para hacerle efectiva la invitación a mi blog.
En él inserto un artículo en el que advierto a todos los que quieran leerlo lo que me ocurrió con el Santander Central Hispano. Yo caí… hasta cierto punto, en el engaño. Pero al menos mi experiencia valdrá para que otros no sigan mi camino.
La verdad, nunca aguanté la mentira.
Sobra decir que siempre que lo desee será bien recibido en mi humilde espacio virtual.
Un abrazo desde Gran Canaria.

Alejandra Menassa dijo...

Hola Kepa, son geniales. y tan ácidos..

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Arcana Mundi. La ambición de las palabras, esa nos libera. Visitaré su blog.

Magdalena Salamanca dijo...

Verdaderamente leer estos poemas es como una medicina, gracias y Feliz Navidad.

3nriqu3G dijo...

Ha sabido decir Kepa que los poemas de Almafuerte son de una fortaleza increible. Un amigo literato, además grafólogo, se encargó de realizar un estudio de las notas del carácter de don Pedro. Tal y como escribió fue. Almafuerte es un ejemplo de civismo y compromiso con su «chusma sacra». Murió allá por el'17. Los hombres, que no solemos caracterizarnos por recibir las obras enjundiosas sino excepcionalmente y por extrañísimas razones, olvidamos al Apostol. Así, en 1973, alguna cabeza mejor plantada sobre su Atlas, hizo que se le reconociera Maestro Honoris Causa Post Mortem, después que se cansó de enseñar y de darlo todo. Murió en la pobreza más absoluta... por decisión. Almafuerte, por fortuna, vivió, enseñó, y paseó por las calles de mi ciudad. Tengo el privilegio de vivir en el mismo barrio donde él vivió y está toda su obra manuscrita. Vivo a metros de la que fuera su casa, hoy museo. Todavía resuenan allí los ecos de un romanticismo duro y comprometido. Algo que deberíamos recordar y poner en acto. Pars no abundar pues, los felicito por haber visto en ese hombre genial, la posibilidad viviente de sobrelevarnos por sobre nuestras miserias y edificar una vida santamente cívica... con huellas señeras!
Les mando un verso que sospecho me fue inspirado en la lectura reiterada del poeta.
«El Monstruo que tú Ves»



Escribe con el lápiz despuntado,
apenas como un ente cotidiano,
una caricatura feroz, mal dibujada,
de lo que puede ser, un ser humano.

Bastardo de sentencias malhadadas,
baraja un mazo de cartas señaladas,
ataca de a traición y por la espalda,
y es diestro en la siniestra puñalada.

Tragediante de algún círculo dantesco,
forma huestes con torvos asesinos,
humanoides cegados, clandestinos,
y chacales gemebundos, corrompidos.

Maculado, poluto de arrastrado manto,
doctrinario de existencias miserandas,
te apostrofan los que van a la grupa,
acunando el sueño del caballo alado.

El monstruo que asoma en esta prosa,
escoria intelectual, mano caína,
añora en un rincón de su vestuario,
un traje de Satán, hecho a medida

evg/2002

Gracias amigos!

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Enrique por responder con versos a los versos. Almafuerte es magnífico. Los poemas y los aforismos

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Magda, medicinas para el alma

juan dijo...

enrriqueg, no lo tomes como nada personal, pero lo que escribiste es bastante malo, ademas se nota cierta actitud de gran poeta, como si realmente pensaras que estas escribiendo versos grandiosos, cuando lo único que logras es hacer rimar un conjunto de palabras resonante que poco tienen de poesia.
No ensucies así, con algo tan burdo, el recuerdo de un hombre que vivió su vida siempre con la cabeza alta y el corazón abierto.

3nriqu3G dijo...

Juancito: Cuando un poeta no tiene la cabeza suficientemente abierta como para entender lo que tiene ante sus ojos, está irremisiblemente ciego. Desagite sus pupilas enloquecidas de incomprensión y de miopía. Lo invito a que lo relea a don Pedro B. Piénselo como un apóstol, mas no como un un maestro de ética, de métrica, ni de estética... No idolatre personajes por más egregios que se le representen. Almafuerte lo hubiera repudiado a usted cientos de miles de veces, si supiera que lo quiere sacralizar. No pretenda salvarlo de mi pésima versificación. Usted sí que «baraja un mazo de cartas señaladas» Disculpe que yo le escupa mi verbo: usted ni sospecha el metamesanje de Almafuerte. Yo me río de mí!
3nriqueG